Hernia inguinal

¿Qué es la hernia inguinal? La hernia inguinal es un deslizamiento del contenido del abdomen (intestino, epiplon, ovario, ..) con su revestimiento o saco herniario, a través de unos orificios (inguinal o crural) que en condiciones normales no deben permitir su paso. Se manifiesta como un “bulto” por encima de la ingle que aparece con los esfuerzos (tos, llanto, estreñimiento, etc) y puede ser doloroso. Al relajarse el paciente el bulto puede desaparecer (reducción de la hernia). La reducción de la hernia también puede conseguirse mediante maniobras manuales adecuadas.

Esta hernia tiene el riesgo de incarcerarse (dificultad para reintroducir el contenido de la hernia en el interior del abdomen que precisa maniobras a veces prolongadas de reducción manual) o estrangularse(la reducción manual es imposible y el contenido de la hernia queda atrapado, sin riego sanguíneo, con peligro de gangrenarse, precisando en este caso una intervención quirúrgica de urgencia)

¿En qué consiste la cirugía de la hernia inguinal (herniorrafia)? La solución definitiva para corregir la hernia es la intervención quirúrgica, que pretende devolver el contenido al interior del abdomen, quitar el saco de la hernia y cerrar el orificio herniario. Esta intervención precisa de una incisión o corte por encima del pliegue inguinal, la separación de la hernia de todas las estructuras adyacentes y la colocación de un material de sutura para cerrar el saco y el orificio herniario. Dado que la hernia del niño es distinta de la del adulto y por lo tanto la técnica quirúrgica también, aquí NO se colocan mallas ni otros materiales extraños.