Andadores o tacatás

tacataca okEl mejor andador es el que no se usa. Los niños NO precisan del tacatá para aprender a andar, es más, en realidad les priva de seguir los pasos lógicos en su desarrollo para la marcha y no tienen ninguna ventaja para el desarrollo psicomotor del bebé. Cuando va en el andador, en realidad va más sentado que de pie, en una posición sin apoyo en la columna y sin andar de una forma normal, sino “pateando” con las puntas de los pies para propulsar el tacatá. Además, según datos de la Asociación Española de Pediatría al usar el andador se multiplica por cuatro el riesgo de caída por escaleras, se duplica el riesgo de fractura por caída y se adelanta la edad de posible caída por una escalera de los 12 a los 8 meses.