Deportes

La práctica regular de ejercicio físico en niños y adolescentes ayuda a la prevención y el tratamiento de la obesidad, enfermedades cardiovasculares, etc. y favorece la mineralización ósea, el desarrollo global óptimo, su integración social y la adquisición de un estilo de vida saludable.

1.- Se recomienda una actividad física durante un mínimo de 60 minutos diarios (puede repartirse en 2 o más sesiones)

2.- Cualquier tipo de actividad cotidiana es mejor que el sedentarismo. Caminar, utilizar la bicicleta, subir escaleras etc. Hay que limitar el tiempo frente al TV, videoconsolas, tablets etc.

3.- Son siempre preferibles las actividades al aire libre y en grupo

4.- El ejercicio debe ser el adecuado para la edad del niño. Hay que seguir normas de seguridad para evitar al máximo los peligros de la práctica deportiva

5.- Aunque el niño tenga una enfermedad crónica o discapacidad, siempre hay una actividad o un deporte adecuado para él.

6.- La práctica del ejercicio físico debe convertirse en un hábito saludable desde la infancia.

7.- Hay que incorporar el ejercicio físico entre las actividades diarias del niño. Hay que aprovechar las actividades extraescolares.

8.- Los padres deben dar ejemplo y planificar actividades deportivas en familia.

9.- Hay que buscar el tipo de actividad física o deporte más adecuado a las condiciones físicas del niño y en lo posible lo más cercano a sus preferencias.

10.- Antes de los 10 – 12 años no se aconsejan los deportes como competición, sino tan sólo como entretenimiento.

11.- Hay que asegurarle al niño un adecuado aporte de líquidos, en especial cuando la actividad es intensa y el ambiente es caluroso.

12.- Todo ello debe ir acompañado de una alimentación variada y equilibrada.