Estreñimiento

estriñimientoEl estreñimiento es un problema clínico frecuente en la edad pediátrica que se presenta en todos los grupos de edad, desde recién nacidos hasta adultos. Es el retraso o la dificultad en la defecación que está presente durante al menos dos semanas y que tiene la intensidad suficiente como para provocar un malestar significativo en el paciente. El término de cronicidad se reserva para definir aquel estreñimiento que se prolonga durante al menos 8 semanas y cumple dos o más de los siguientes criterios:

  • Menos de 3 deposiciones a la semana.
  • Más de un episodio de incontinencia fecal.
  • Heces voluminosas en recto o palpables en el abdomen.
  • Heces voluminosas que obstruyen el inodoro.
  • Posturas retentivas y comportamientos de evitación de la defecación.
  • Defecación dolorosa.

El estreñimiento es un concepto eminentemente clínico que no se circunscribe exclusivamente a la frecuencia de las deposiciones sino que engloba también las características de las mismas (tamaño, consistencia) y diferentes manifestaciones asociadas a la defecación (dolor, malestar, posturas de evitación, pérdidas fecales). Junto a ello debemos tener en cuenta tres aspectos importantes:

1.- La media de deposiciones de un recién nacido es de 4-6 al día, existen amplias oscilaciones en función de cada niño, siendo generalmente menor en los que toman fórmulas de lactantes. Los alimentados con lactancia materna pueden realizar una deposición líquida tras cada toma, y efectuar hasta 10-12 deposiciones en un día o por el contrario, tener una frecuencia deposicional muy baja realizando deposiciones incluso cada 3 días pero de consistencia blanda y que no se acompañan de esfuerzo defecatorio. Ambos supuestos deben considerarse normales y no ser catalogados erróneamente como diarrea y estreñimiento respectivamente.  

Con la edad va disminuyendo la frecuencia de las deposiciones, siendo la media a los 4 años de 1-2 al día y a partir de aquí asemejarse a la frecuencia en el adulto, que oscila de 3 deposiciones al día a 3 deposiciones a la semana.

2.- El concepto de cronicidad implica una duración del estreñimiento mayor de 8 semanas. Resulta de gran importancia no esperar dicho periodo de tiempo para iniciar las medidas terapéuticas ya que cuanto antes se lleven a cabo, más fácil resultará combatir los mecanismos que empeoran y mantienen la sintomatología.

3.- Además del estreñimiento, existen otros trastornos ligados a alteraciones en la defecación:

    • La disquecia del lactante es un trastorno funcional que se manifiesta en lactantes menores de 6 meses en forma de episodios de gran esfuerzo y llanto que duran unos 10-20 minutos y cesan con el paso de las heces que suelen ser líquidas o blandas. Su evolución natural es hacia la resolución de forma espontánea.
    • La incontinencia fecal no retentiva constituye un trastorno de conducta en niños que tienen significativamente más problemas de comportamiento asociados (trastornos de déficit de atención e hiperactividad, espectro autista, ansiedad, síntomas depresivos) y presentan pérdidas fecales en ausencia de un hábito intestinal estreñido, en ocasiones como respuesta a situaciones estresantes o cambios en la rutina diaria.
    • Por el contrario, la incontinencia fecal retentiva supone una forma de presentación común del estreñimiento funcional y puede emplearse como un marcador objetivo de severidad y monitorización de la eficacia del tratamiento.